TOMO IV
 
 
 TOMO I
TOMO II
TOMO III
     


..............................................................................................................................................................................................................

QUITO SE ORIGINO EN LA COSTA
Existe una leyenda o tradición ancestral referida en el siglo XVII por el Cacique y quipocamayo (lector de quipos) Catarí a un Canónigo de la Catedral de Charcas en Bolivia y por éste, a su vez, al padre jesuita Annello de Oliva. Según Catarí los primeros hombres que habitaron estos territorios (se refería al Tahuantinsuyo) vivían en SUMPA (hoy península de Santa Elena); uno de ellos, llamaba Quitumbe, viajó al norte con su gente y pobló las tierras que hoy pertenecen a la provincia del Pichincha donde procedió a crear una cultura solar. Esto sucedió antes del diluvio universal del que nuestros indios guardaban una fiel memoria. Pasado ese terrible flagelo descendió Quitumbee y los suyos del volcán Pichincha a donde habían buscado refugio y fundó una "Ciudad sagrada en la mitad del mundo" que denominó Quitu o Quito. Cabe indicar que estos primitivos pobladores debieron ser buenos astrónomos para conocer que la localización escogida quedaba cercana a la línea equinoccial.

Después de algunos años el Pichincha entró en erupción y así permaneció algún tiempo obligando a los moradores de Quitu a buscar otra zona menos peligrosa para vivir, pero este traslado no duró mucho y luego que pasó el peligro regresaron a su antigua morada. Hacia el siglo IX de nuestra era los Caras o Colorados llegaron en balsas a las costas de Manabí. Estos guerreros eran de origen amazónico y posiblemente habían estado en la península de Santa Elena por muchos siglos. Los Caras siguieron el curso de los ríos y buscando tierras fértiles entraron al valle del Guayabamba. Dominada la cultura Quitu primitiva los Caras ocuparon la ciudad. El Padre Juan de Velasco trae en su "Historia del Reino de Quito" la genealogía Real de los Caras hasta terminar con el rey, Shilli o Shiry Caran. Shiry significa en lengua cara "Señor Natural de la Tierra".

Caran fue derrotado por el Inca Huayna Cápac, quien se casó con la princesa Paccha y fue coronado con la esmeralda, emblema de los Shirys. Quito progresó mucho como ciudad con los Incas. Fue dotada de edificios valiosos construidos con piedras labradas a la usanza del Cuzco. A Huayna Cápac le sucedió su hijo Atahualpa que guerreó con su hermano Huáscar por la posesión del Imperio. A la llegada de los conquistadores vino el enfrentamiento de Benalcázar con las huestes de Rumiñahui, que viéndose derrotado entró en Quito y la incendió, dejando únicamente paredes y muros calcinados.

Después del reparto de solares entre los primeros vecinos españoles el 6 de diciembre de 1534 el Cap. Juan de Ampudia derribó esos muros con 10.000 indios a su mando para que se perdiera hasta el último vestigio del poder del incario. No quedó en pie ni el Palacio o Casa del Placer de Huayna Cápac, situado donde hoy se levanta el Convento de San Francisco, ni el templo solar de los antiguos Caras de la cima del Yavirac o Panecillo, que servía como observatorio astronómico y sitio de purificaciones y ofrendas.

Así pues, Quito ha conocido varias épocas en su historia como ciudad. Primero fue el Quito antiguo de Quitumbe, luego el Quito-Cara, enseguida el Quito-Inca, después el Quito colonial y hoy el Quito moderno o metropolitano. Creada como ciudad ombligo del mundo con características mágicas por una cultura que adoraba al sol, se transformó en ciudad. En la colonia fue ciudad andina, mezclada entre volcanes que la protegían celosamente de toda contaminación. Hoy tiene problemas graves debido a su encajonamiento a lo largo de un valle que ya le resulta estrecho.

Su origen costeño así como su nombre autóctono indican que en el Ecuador las dos regiones (Costa y Sierra) se han entrelazado desde siempre, en abrazo fraterno de nacionalidad.