TOMO IV
 
 
 TOMO I
TOMO II
TOMO III
     


..............................................................................................................................................................................................................

CANTARES Y ROMANCES
Según Menéndez y Pelayo "nada hay más raro que la belleza y entre todas las maneras de hermosura, quiza la más rara y exquisita y la que con más fugaces apariciones recrea la mente de los humanos es la belleza lírica" y justamente por fugaz se presenta y ausenta en períodos, como sucedió en las letras españolas que sufrieron grandes penurias a fines del siglo pasado cuando se escribían en castellano versos franceses; pero en eso llegó la guerra Hispano-Americana y la derrota de la armada española en 1898 en la bahía de Manila, que trajo como reacción patriótica un renacer lírico a españolísimas formas del pasado, resucitándose el Romancero y evocando a clásicos como el Marqués de Santillana, Góngora y Garcilaso; entonces volvieron las trovas, los romances y las redondillas y se remozó la vieja poesía clásica y sencilla, simplemente por amor a las glorias patrias. En otras palabras, se trató de resucitar la primitiva poesía castellana.

A estos poetas se les dio en llamar la Generación del 98, justamente por haber reaccionado ante la derrota nacional de ese año y entre ellos uno de los más populares y famosos fue Manuel Machado, que de un Modernismo decadentista en 1895 terminó a la vuelta de pocos años en el género de los Cantares. De su primera etapa es "Adelfos", nombre de una pequeña especie botánica venenosa que crece en la campiña francesa, y que dice así: -Adelfos— Y soy como la gente que a mi tierra vinieron:/ yo soy de la raza mora, vieja amiga del sol . . . / que todo lo ganaron y todo lo perdieron./ Tengo el alma de nardo del árabe español./ Mi voluntad se ha muerto una noche de luna/"» en que era muy hermoso no pensar ni querer.../ Mi ideal es tenderme, sin ilusión ninguna/ de cuando en cuando,/ un beso y un nombre de mujer// En mi alma hermana de la tarde, no hay contornos/ ... y la rosa simbólica de mi única pasión/es una flor que nace en tierras ignoradas/ y que no tiene aroma, ni forma, ni color.

De su segunda etapa es "Cantares". Vino, sentimiento; guitarra y poesía,/ Quien dice Cantares, dice Andalucía. A la sombra fresca de la vieja Parra./ un mozo moreno rasguea la guitarra. . . /hacen los cantares de la Patria mía! Cantares . . ./ algo que acaricia y algo que desgarra. La prima que canta y el bordón que llora .. . / y el tiempo callado se va, hora tras horas,/ Cantares . . . / son dejos fatales de la raza mora . .. Y así tras el espejismo de un falso patriotismo se dañó una poesía complicada y hermosa como fue la Modernista y más aún la decadentista, por otra simplona y hasta reticente, que nada decía ni nada explicaba y solamente cantaba en viejas formas revividas a causa de una derrota nacional y España volvía a sendas poéticas que sin embargo, hacia 1930 dieron al más grande Romancero gitano de todos los tiempos, el inolvidable Federico García Lorca, criminal e inútilmente asesinado en 1936 durante la Guerra Civil; de tal suerte que el período mejor de la generación del 98, de su poesía arcaizante y del Romancero, va de 1910 hasta 1936 en España y cosa curiosa, desde 1931 hasta 1960 en el Ecuador, pues nos llegó traída por estudiantes nacionales que habían viajado a la península y regresaban con las nuevas y al mismo tiempo antiguas formas poéticas de esos momentos. Entre ellos podemos citar al Padre Aurelio Espinoza Pólit autor de "Alma Adentro" en 1938, al Dr. Abel Romeo Castillo y a sus discípulos muy menores Jorge Pincay Coronel, Enrique Palma Alvarado y Alejandro Velasco Mejía. En Cuenca se dio la línea aberrante con María Ramona Cordero y León que escribió mucho y bien como "Mary Corilé", pero en fabla antiga de los siglos XII y XIII y de ella son poemarios con títulos tan arcaizantes como "El Mío Romancero", "Muesa Cuenca de los Andes", "Romances fechos laureles" y "El Romancero de Bolívar", buena poesía desperdiciada porque sus donosuras pudo haberlas escrito en español actual y como para muestra basta un botón, aquí va de sus versos a Bolívar "Cóndor de los míos Andes/ que sobre el sol te elevas;/ tal merced yo vos imploro/ de una de las plumas vuesas;/ que vibrando en la mi mano/ describa muy más mayestra,/ las fazannas de tal fixo;/ Varón impar, gloria inmensa./ Libertador é grande padre/ de nuesas tierras de América ...

Y si la poesía arcaizante y el Romance es disculpado entre los ecuatorianos que viajaron y vivieron en España-Espinosa y Castillo en cambio merece reprobación en los demás, por imitativos y obsoletos.

En "Preludio" Esponosa Pólit, que siempre fue muy clásico y muy frío, dijo: Los negros flancos de la peña rota/ al interior destilan gota a gota/ el agua, que latente/ callada se acumula, y por fin brota/ en límpida vertiente. //Y de mi duro corazón partido/ gota a gota ha surtido/ la salobre vertiente de mi llanto,/, que luego con melódico gemido/ fluye trocada en canto. Y canto es asimismo la dulzura/ del hilo de agua pura/ que en torno riega la sediente grama,/ cuando la íntima paz que me satura/ del pecho se derrama. Así alternando el himno y la elegía/ ya llore, ya sonría/ solo te canto a tí, mi único dueño,/ en quien puse mi ensueño/ desde que supo amar el alma mía.

Y si ésta es, a mi modo de ver, la mejor de las setenta poesías del Padre Aurelio, ya imaginarán Uds. cómo serán las otras sesenta y nueve, más frías, más sencillas y más apegadas a los cánones teológicos, en otras palabras, mas clásicamente simples; escritas bajo formas tradicionales y sobre temas religiosos.