TOMO III
 
 
 TOMO I
TOMO II
TOMO IV
     


..............................................................................................................................................................................................................

LA ESTATUA DE OLMEDO
He observado mil veces la estatua de Olmedo ubicada en el malecón y la Avda. Olmedo y confieso que no había caído en cuenta en sus numerosos detalles; así pues, para todos aquellos que como yo han caminado distraídamente por ese lugar, van estas líneas:

1.-Se trata sin duda de Olmedo, no de otro personaje como alguna vez se ha dicho por ligereza o con bastante malignidad. El parecido de la estatua con un medallón al óleo propiedad de la familia Illingworth Baquerizo es realmente asombroso. Los Illingworth tienen el medallón como herencia de su antepasada Magdalena Olmedo, la única hermana del poeta, a quien éste dedicó desde Lima su famoso poema Mi retrato, escrito en plena juventud cuando el poeta era un joven estudiante, alegre y dicharachero, asistía a convites y escribía para ser leídas en banquetes de amigos recién casados. (1) El rostro del personaje de la estatua responde en todo a la descripción de Mi retrato de suerte que se trata de la misma persona y por si aún quedaron algunas dudas, está el hecho histórico de que fue don Pedro Carbo acompañado de José Joaquín de Olmedo Icaza, único hijo vivo del poeta, el encargado de inaugurarla en 1.892. En dicho acto el hijo reconoció a su padre y así lo declaró públicamente

2.-La estatua no representa a un poeta en el acto de leer sus producciones. Representa al Presidente de la provincia Libre de Guayaquil entre 1.820 y 1.822 con el acta de la Independencia o algún otro documento de interés. Esta conclusión se saca de la banda presidencial que cruza el pecho de Olmedo como se aprecia a simple vista. Es, pues, la estatua de nuestro primer presidente guayaquileño.

(1) El Medallón Illingworth fue publicado por primera ocasión en los años 1.980 en la portada de la Revista de la Universidad de Guayaquil, a colores, por el acucioso historiador Elias Muñoz Vicuña.

3.- Es lástima y muy grande que estatua tan bellamente concebida y mejor lograda, haya sido colocada sobre un pedestal tan alto y este a su vez descanse sobre dos escalones de mármol que aun la eleva más. Estos escalones posiblemente no existían cuando la estatua fue inaugurada en la intersección de Avenida Olmedo y Chimborazo, sitio del que se la sacó posteriormente al actual, en razón de su importancia para la urbe. (2)

4.- A los lados existen dos grupos alegóricos y muy poéticos. La figura de la izquierda es Huayna Cápac como bien lo indicó Luis Noboa Icaza en un folleto muy interesante que existe de su pluma y donde hace una descripción pormenorizada del monumento. Prácticamente nadie recordaba entonces que en Guayaquil existía la estatua de un inca, que emerge hierático e imponente en actitud de cubrirse con un velo, porque sale del país de los muertos, como lo dice Olmedo en su célebre aparición en el Canto a Bolivar titulado La Victoria de Junin y justamente esta aparición del inca fue duramente criticada por el notable literato chileno Amunátegui, quien opinó que no era necesaria para darle cohesión al Canto, cuya estructura, bellamente realizada es perfecta de por si. Al otro lado está la figura de un viejo venerable rodeado de ondas de agua y caracolas. Es el gran río Amazonas, noble y majestuoso por su inmensidad, también mencionado por Olmedo en el Canto.

5.- Sirvan estas disquisiciones para que otros curiosos pasen por delante de Olmedo y contemplen al poeta en su juventud. Tenia solamente 37 años cuando leyó el Acta de la Independencia. Luego concurran a la plaza del Centenario donde aparece un Olmedo distinto, por delgado y macilento, próximo a su muerte ocurrida en 1.847, demacrado a causa de un cáncer lento e indoloro a los intestinos y vean los efectos que sobre tan robusto organismo había realizado la enfermedad desde 1.840. Como algo curioso cabe anotar que el Olmedo joven del malecón está vestido a la usanza de 1.847 con pantalón y frac así como el Olmedo viejo del Centenario usa levita larga de fantasía, medias de seda, calzón corto a la rodilla como era usual en 1.820. hay, pues, una total distorsión en los vestidos, que no concuerdan con la edad del poeta.

6.-Olmedo es el único personaje que tiene dos estatuas en Guayaquil, la una propia y la otra en común con Antepara, Febres Cordero y Villamil, autores principalísimos, los tres, de la revolución de Octubre.

7.-Finalmente, el que Olmedo aparezca sentado en su estatua con un rostro nunca publicitado, sirvió para que algunos caballeros, llevados por una justa curiosidad histórica, dudaran del caballero de la estatua y dijeran que no era de Olmedo sino de Lord Byron, que cojeaba de una pierna por tenerla más corta y siempre ha sido representado cómodamente sentando en un sillón.

(2) Ahora la estatua está en el Malecón 2.000 de espaldas a la ciudad.