TOMO III
 
 
 TOMO I
TOMO II
TOMO IV
     


..............................................................................................................................................................................................................

LOS PRIMOS POETAS
A mis manos ha llegado procedente de las de un primo mayor, una ingenua colección de poesías llenas de gracia y amenidad, intercambiadas por parientes nuestros entre los años 1937 y 39, casi sin motivo, por el sólo placer de versificar y pasar el rato.

La primera que me viene a mano es una escrita por Bernardo Izquieta Pérez a su primo hermano el doctor Víctor Manuel Rendón Pérez, como motivo de una carta recibida y felicitándolo por haberse hecho acreedor al honor de que el Municipio de la ciudad concediera su nombre a una de las principales arterias guayaquileñas, como justo premio a los desvelos y fatigas pasados por Rendón en España, con motivo del Laudo Arbitral interpuesto ante Alfonso XIII, en el que actuó como Jefe de la Misión especial, acompañado del abogado cuencano Honorato Vásquez.

Querido Víctor Rendón:
recibí tu gran postal
con un verso singular
que alegró mi corazón.

II
Y digo que me llenó
de grata satisfacción
porque la calle Rendón
con la cual el Municipio
al fin tus obras premió
no será sino el principio
de la justa recompensa,
por esa labor intensa
de durísima campaña
realizada allá en España
en nuestra justa defensa!

III
Al fin el pueblo ha premiado
tus dolores y desvelos
concediéndote el consuelo
de ver tu nombre laureado!

IV
A más, tendrás el honor
que a calle de gran renombre
se le haya cambiado el nombre
de Bolívar por Rendón

V
Dispensa verso y cartel
porque jamás fui un gran poeta
ni tiene mejor papel
tu primo Bernardo Izquieta.

POST DATA
Esto, verso no será,
pero es la pura verdad!
Y valga la voluntad
de quien siempre te querrá.

(F) Molestiniano.

Lo curioso del caso en el poemita anterior revela tal cual era el alma del guayaquileño clásico. Libre, sin subterfugios ni egoísmos, llena de amenidad y con un cierto tinte burlón, elocuente y satírico en extremo. La firma nos indica un jocoso recuerdo a aquel vate porteño Juan Eusebio Molestina, famoso por sus ocurrencias disparatadas, lo que le valió algunos malos ratos. De él se cuenta que puso una obra dramática estrenada con tremendo éxito en el Teatro Olmedo, que finalizaba con la siguiente estrofa.

¿Qué es del Rey? -(preguntaba un personaje y otro respondía, cayendo el telón inmediatamente).

Se fue hacia esas colinas, en busca de unas gallinas y otros pájaros cantores ...

También es suya aquella famosa parodia, en la que indiscutiblemente se burló de los primos Molestina Ordeñana, a los que lanzó desde el mismo escenario del antiguo «Olmedo» la siguiente «pulla» en verso:

- ¿Molestina y Ordeñana?
¿Ordeñana y Molestina?
Pareja tan peregrina,
párela tan chabacana ...
Aveces me vienen ganas
de ordeñar a Molestina
y molestar a Ordeñana.

......................................................................................................................................................................................................