TOMO III
 
 
 TOMO I
TOMO II
TOMO IV
     


..............................................................................................................................................................................................................

IMPORTANCIA DE TENER PARTIDARIOS PEZUÑENTOS
En 1935 el Ing. Federico Páez fue proclamado Dictador por el ejército ecuatoriano e inauguró su gobierno aceptando la renuncia irrevocable de los Ministros de la Corte Suprema de Justicia doctores Manuel María Borrero y Ramón Valarezo, que no estuvieron de acuerdo con el nuevo estado de cosas.

Por aquellos días ser Ministro de la Suprema era solamente un honor por los sueldos bajísimos. El doctor Borrero apenas ganaba S/. 800 al mes y tenía que mantener un tren de gastos acorde con esa dignidad a costa de grandes sacrificios. Meses antes, para el matrimonio de su hija Avelina con Bolívar Aviles Alfaro, prestó S/. 10.000 al Banco del Pichincha, porque sus ahorros se habían consumido en el desempeño del cargo.

De inmediato Borrero partió a una pequeña propiedad que tenía en la Provincia de Cañar donde se dedicó a la agricultura; mas, a poco de llegado, recibió un telegrama del Ministro del Interior doctor Aurelio Bayas que dice: "Si usted y doctor Valarezo regresan a la Suprema aumento sueldos a S/. 1.800". Borrero contestó: "Yo estoy sembrando papitas " y era cierto pues se había endeudado aún más para comprar las semillas y no podía cejar en la empresa.

UN SINGULAR DECRETO DICTATORIAL
En 1937 al caer el ingeniero Páez víctima de la traición de su Ministro de Guerra y Marina, General Alberto Enríquez Gallo, el país requería una vuelta a la constitución y por eso el nuevo Dictador firmó un Decreto Supremo convocando a Asamblea Constituyente para el 10 de Agosto de ese año, bajo las siguientes condiciones:

A) Se reconocieron oficialmente tres partidos: el Liberal, el Conservador y el Socialista. B) Los partidos compondrán una lista de tres candidatos a diputados a la Asamblea por cada Provincia, con lo que se alborotó el avispero político en un santiamén y los ciudadanos lanzaban sus nombres en las Juntas Provinciales para ser incluidos en las ternas que a su vez deberían aprobarse en las Juntas Supremas de cada partido para competir oficialmente con las de los otros partidos y C) Los asambleístas elegirán un Presidente interino de la República.

Algunos liberales de la Junta Provincial de Pichincha sin mucho rodeo eligieron una terna para ocupar la presidencia interina, presidida por Manuel María Borrero, convirtiéndole en precandidato a la presidencia mientras él aún permanecía en Cañar, pero al saber la nueva, viajó a Quito e integró la terna con el doctor Manuel Cabeza de Vaca luego Embajador en Colombia y con el Comandante José María Plaza Lasso futuro Embajador también.

No se puede negar que los tres candidatos eran buenos, pero la Suprema Liberal presidida por Galo Plaza Lasso, compuesta por el doctor Aurelio Mosquera Narváez, Francisco Guarderas, doctor Catón Cárdenas, ingeniero Moreno y doctor Villagómez, lejos de aceptar al doctor Borrero lo pospusieron en beneficio del Dr. Cabeza de Vaca, que aceptó encabezar la terna liberal y consecuentemente se convirtió también en precandidato a la presidencia.

EL LIO DE LOS CHAZOS PEZUÑENTOS
La Junta Provincial de Pichincha del Partido Liberal y la Unión Liberal se opusieron a esta resolución y formaron una comisión de obreros del partido que visitó a Gato Plaza Lasso, entonces Presidente del Concejo Cantonal de Quito, en su despacho.

La entrevista fue corta y Plaza escuchó la queja contestando algo entre labios y atentamente se despidió de sus visitantes sin darles gusto; mas, cuando bajaban las gradas y como la puerta del despacho había quedado entreabierta, lograron escucharle una frase hiriente que pronunció a un amanuense.

Parece que Plaza dijo: "Ha de ver usted la insolencia de estos "chazos" (1) pezuñentos. Quieren imponer a la Suprema del Partido una candidatura propia. Qué se habrán creído estos (censurado) . . . aquí mando yo . . . . "Demás está decir que los chazos fueron donde Barrero . . . llorando y éste, los escuchó: Doctor, no nos abandone ahora que hemos sido despreciados. No señores: ahora nos vamos contra la Suprema, contra Cabeza de Vaca y contra todos. La guerra ha sido declarada. Nadie los desprecia a ustedes".

......................................................................................................................................................................................................