TOMO III
 
 
 TOMO I
TOMO II
TOMO IV
     


..............................................................................................................................................................................................................

ENSALADILLA
Casi en la segunda mitad del siglo XIX circuló en Guayaquil, sin firma, pero después se supo que su autor era un colombiano llamado Joaquín Gómez, un versito urtipicante dirigido contra la sociedad de ese tiempo y que tenía por simpático título el de "Ensaladilla". Allí figuraban muchas personas conocidas, con sus defectos y pecadillos, y fue tal el furor que ocasionó, que aún hoy y después de más de un siglo, anda en copias circulando entre los viejos, que lo leen y leen y hasta se lo saben de memoria. Dicen que las señoras se sentaban en sus hamacas de los corredores a recitarlo por partes, muriéndose de risa con las ocurrencias o colombianadas de su autor, que tuvo que salir de Guayaquil en el primer vapor pues algunos aludidos quisieron tomar pronto desquite.

El origen de la "Ensaladilla" radica en un convite que hicieron algunas familias y al que no fue invitado Gómez, propietario de un pequeño comercio llamado "La Maravilla". Entonces el aludido Gómez se tomó el trabajo de ponerse detrás de un estante cercano y anotó cuidadosamente a los concurrentes, luego se fue a un café, tomó algunas copas para que se le iluminara el estro y compuso su sin igual poesía, que como obra de arte deja mucho que desear pues son meras rimas pero cada una más venenosa que la anterior y así por el estilo hasta el final. Nosotros, meros cronistas, la hemos insertado en estos tomos como una muestra de ingenio y como curiosidad literaria, que quizá pueda aprovecharle a algún sociólogo si es que quiere examinar y estudiar la sociedad de nuestro puerto en aquellas épocas. Con posterioridad a esta primera Ensaladilla han aparecido numerosas más que fueron coleccionadas por Enrique Guzmán Sánchez pero ahora no sé donde estarán. Pedro Robles tenía también algunas, aunque no todas. Hubo una que se llamaba 'En un parque Japonés" dedicada a las Lince Sotomayor y atribuía al talentoso Secundino Sáenz de Tejada y Darquea, otra "La Saltimbanqui" y así por el estilo. Las Ensaladillas sociales salieron hasta 1930 y quizá hasta un poquito más. De las últimas recuerdo haber leído la atribuida a las Elizalde, que como toda producción urtipicante tenía su gracia, su malicia y por supuesto el sello inconfundible de esta notable familia. También recuerdo el versito cómico de los Sánchez Destruge y Sánchez Carbo contra unos jóvenes de la sociedad a los que acusaban de montubios por andar con cotona, dizque escrita por el montubio a una novia que tenía en San Alejo y comenzaba así: "arta cuar esberta parmera... (Alta cual esbelta palmera) pero dicho en lengua montubia. Al día siguiente uno de los Sánchez fue atacado en media calle, cerca de una resbaladera donde vendían chicha de arroz y de un tajo le cercenaron un dedo de la mano derecha y lo hubieran matado de no haber mediado amigos comunes.

LA ENSALIDAILLA DE GOMEZ MARAVILLA
Dejemos correr la bola
y empecemos sin rodeos
que mozo tan bruto y feo
es el que llaman Loyola (1)
Vaya que don Pedro Tola
es un guapo militar
¿Volverá Coello a quebrar?
es pregunta chocarrera
y me huele a cigarrera
Doña Angelita Bernal.
Hecho en molde de morral
es el tal Don Juanito Ycaza
mucha dosis de cachaza
gasta don José Jiménez, y
graciosa cesión de bienes
la que hizo chinto Bodero,
conserva el mismo sombrero
el Vice Cónsul de España.
Tiene un color que no engaña
Francisco Arce el diputado
cual si fuera emparentado
con el escribano Simón (2)
Lástima que Calderón
no estudiara para frayle
y para maestro de baile
Don Ignacio Flor de Urrea.
en los calzones se mea
un cierto Doctor Velasco
y tiene boquita de frasco
el amable Juan Valverde
Dios quiera que no se acuerde
Sixto Duran de volver,
dizque quiere parecer
Pepe Matheus, un milord (3)
reniego de tal señor
y sus menguados quilates,
nunca fue de botarates
el apellido Medina,
ni hay belleza peregrina
en quien se apellida Cepeda
Todavía me huele a queda
la niña Pancha Luzcando
Conversa como mascando,
Don Miguel el Argentino
y no es un rostro muy divino
el de Antuca Cucalón, (4)
y tiene cara de león
el gran Comandante Ampuero,
y un rostro muy usurero
tiene Reyre el farmaceuta,
de las prisiones de Ceuta
nos vino un hábil letrado
preciosísimo regalo
le hicieron al Ecuador,
no es muy corto el ceñidor
que gasta el sordo Galecio,
bastante malcriado y necio
tiene un hijo Coronel, (5)
no hay duda que Pimentel
tiene figura elegante,
afrancesado y flamante
vino de Europa Martínez,
y al fin le dijo Racines
Adiós a Ja Catedral,
dizque a fuer de General
Urvina a nadie le paga,
y a Don Víctor Luzarraga
al engendrarlo tan ñato
la rabadilla de un pato
le pusieron por nariz
Será marido feliz
el que atrape a la Barreto?
pues todos saben el secreto
de que pujó a la Rosita,

......................................................................................................................................................................................................