TOMO II
 
 
 TOMO I
TOMO III
TOMO IV
     


..............................................................................................................................................................................................................

TRISTE FINAL DE WILLIAMS
Cuatro años permaneció Williams de jefe de las Galápagos, porque en 1841 escapó de morir asesinado en una sublevación en su contra y escapó a Manta. Villamil regresó de Guayaquil y asumió el control de la situación volviendo el orden; de los 309 pobladores solo quedaban 75 a causa del mal gobierno de Williams.

Y como el árbol torcido da frutos podridos, en 1846 a Williams le siguieron juicio penal en la Capitanía del puerto de Guayaquil por su participación en la búsqueda de un entierro de objetos de plala en la isla Floreana, que habían pertenecido a la goleta peruana «Washington», cuyo comandante y jefes fueron asesinados por la tripulación que se amotinó. El proceso continuó en 1847, actuando como Fiscal el doctor Santiago Viola, y en octubre de ese año pasó en comisión a Manabí donde se pierde su rastro; mas, por las investigaciones practicadas, se deduce que la condena dictada contra Williams no bajaría de tres a cuatro años de prisión, dada la gravedad de los cargos.

SEGUNDO GOBIERNO DE VILLAMIL
[1841-1844]
La etapa de oro de Floreana pasó y los colonos con sus familias emigraron a otras islas y en especial a Chatham, con lo cual el gobierno se vio forzado a trasladar a las restantes personas y al ganado. Floreana era una ciudad fantasma donde solo vivían 25 presidiarios.

Villamil realizaba continuos viajes a Guayaquil y en 1845 fue designado Comandante General del Distrito del Guayas, hasta que en marzo de 1847 pidió licencia y pasó a las Galápagos a reponer su quebrantada salud con el beneficioso clima que allí se goza. Entonces, con 1.000 pesos que pidió en préstamo al erario nacional, de una suma mayor que por sueldos le debían, perdió su tiempo infructuosamente en investigar el paradero de una fabulosa mina de carbón de piedra que le habían contado que existía en Chatam.

EXPEDICION DEL »BEAGLE« Y
VISITA DE DARWIN
El día 17 de Diciembre de 1831 había zarpado de Liverpool (Inglaterra) el bergantín de seis cañones «Beagle», comandado por el Capitán Robert Fitz-Roy Charles, con destino a los siete mares conocidos de entonces, porque está planeado en la bitácora realizar una vuelta completa al globo terráqueo. Como miembro de la tripulación viajaba un joven naturalista de 22 años de edad llamado Charles Darwin, coleccionista de todo tipo de especies minerales y vegetales; pero, al divisar las islas y contemplar su fauna y flora, no puede menos que reflexionar sobre el origen de las especies, y elabora una teoría que años después le traerá grandes triunfos y amarguras.

En el archipiélago permaneció desde el día 15 de Septiembre hasta el 20 de Octubre de 1835 explorando las islas Albermale, Chatham, Charles y James. De ellas tomó 16 especies autóctonas de conchas marinas, 15 peces de agua salada, iguanas marinas y de tierras, tortugas y galápagos, muchos coleópteros, 193 especies de plantas, de las cuales más de 100 eran nuevas para Europa, y un ejemplar del mamífero autóctono de la fauna galapagense, el famoso «mus» o ratón de las islas, ser pequeñito y rápido, de grandes ojazos y cola aun mayor, que salta y corre por las rocas y breñas del archipiélago formando grupo y destruyendo con sus pequeños dientecitos, todo cuanto encuentra a su paso; por ello, el año de 1835, marca el mayor éxito en la vida de la naciente colonia.

VILLAMIL VUELVE A INTERESARSE
EN SUS ISLAS
Siete años permaneció Villamil alejado de la vida de las islas pero en 1851 y con motivo de su designación como Ministro General del nuevo régimen que acaba de implantarse en el país presidido por el General José María Urbina, envió una nueva expedición con miras a verificar la existencia de guano en cantidades industriales; era la época en que desde el Perú lo exportaban de sus costas, realizando pingues negocios.

Entre 1851 y 1852 desempeñó la Cartera de Guerra y Marina en el régimen constitucional de Urbina y en 1853 viajó como Ministro Encargado de Negocios a los Estados Unidos y arribó a Washington el día 3 de Junio de ese año.

DE NUEVO SURGEN LOS INTERESES
GUANEROS
En Enero de 1853, pocas semanas antes de su viaje, Villamil elevó una solicitud al gobierno denunciando la existencia de reservas de guano natural en las Galápagos y solicitó su explotación. A poco se corrió la noticia y llegaron algunas propuestas del exterior; el gobierno las recibió pero no resolvió y Villamil, de regreso al país, gestionó con el Encargado de Negocios Mr. Courthand Cushing, una nueva investigación. A los doce meses, en 1854, el cónsul de los Estados Unidos en Guayaquil, Mateo P. Game, viajó con Villamil a las Galápagos, realizando un crucero de 30 días sin resultados positivos. Esto escribió Cushing a Washington y recibió de premio el traslado a otro país, pues, los Estados Unidos, querían el archipiélago, no para explotaciones de guano sino para fines militares y comerciales de muy diverso orden. Enseguida llegó a Quito el nuevo representante Mr. Philo White, con secretas órdenes para obtener la compra o arriendo de las islas encantadas. A las pocas semanas también vinieron Judah Philip Benjamín, abogado judío de la Luisiana y Senador al Congreso Federal, y Emilio Prats, comerciantes de Nueva Orleans, que interesados por Villamil en las Galápagos, propusieron su compra.

TRATADO ESPINEL – WHITE
El 20 de noviembre de 1854 y después de algunas conversaciones celebradas en Quito, el Ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador doctor Marco Espinel, firmó con el Encargado de Negocios de los Estados Unidos Philo White, un tratado de 25 artículos por el que cedíamos en arrendamiento las islas del archipiélago para que esa potencia explotara los yacimientos naturales de guano, pudiendo ocupar las zonas de playas del territorio continental ecuatoriano con ese fin.

Ese documento desvirtuaba toda esperanza de colonización nacional, pero era favorable a Villamil porque reconocíale sus derechos; tres días después presentaron una nota de protesta los representantes de Perú, España, Inglaterra y Francia, indicando que el tratado Espinel-White constituía un peligro para las relaciones internacionales porque enajenaba parte del territorio nacional a los Estados Unidos. Chile tomó cartas en el asunto y su gobierno convocó para 1856 a un congreso continental. Perú abrió sus puertas al General Flores, que pasea por las calles de Lima planeando una nueva invasión, Urbina en Quito, llamó a su Ministro Francisco Pablo Ycaza y entre ambos decidieron esperar. Ya por esa fecha había llegado a la capital el General Gana, Ministro Plenipotenciario de Chile, con órdenes de firmar con el gobierno nacional un Pacto contra las expediciones de piratas y filibusteros -entiéndase Flores- a condición de que Ecuador dejare sin efecto el Tratado Espinel-White, lo que efectivamente ocurrió a los pocos días.

Villamil comprendió que éste, su último esfuerzo por colonizar las islas Galápagos, estaba perdido. Había gastado casi toda su fortuna en el intento pero el olvido de los poderes públicos fue mayor que su energía y ya no tenía ni salud ni fuerzas para continuar la obra.

FIN DE VILLAMIL
En 1860 aún pudo defender Guayaquil de la invasión garciana y mantuvo alejado al ejército de Flores. Villamil ocupaba en el cerro «Santa Ana» con frente a la hacienda «Mapasingue». El 24 de septiembre se consumó el asalto final a la ciudad, embarcó en una goleta y viajó a Lima, donde permaneció algún tiempo sin cambiar de ciudadanía.

Estaba asmático y pobre y así murió en un piso bajo y entre asfixias, en un departamento bajo del boulevard 9 de Octubre entre Malecón y Pichincha, donde hoy se levanta el edificio del Banco Internacional, en Guayaquil, el día 12 de mayo de 1866, de 78 años de edad. Sus últimos pensamientos fueron para una nieta a la que mimaba mucho, regalándola la última moneda que le quedó; pues, las demás, había gastado en sus lejanas y queridas islas encantadas. ¡Tan caras le fueron!

......................................................................................................................................................................................................
<< 1 2 Anterior