TOMO II
 
 
 TOMO I
TOMO III
TOMO IV
     


..............................................................................................................................................................................................................

CAMPAÑA ELECTORAL DE 1875
Cuando en 1875 murió García Moreno el país descansó después de 15 años de terror, pues se había convertido para muchos en opresor de conciencias más que de cuerpos, la gente vivía asustada y en constante sobresalto, los hombres de talento y de acción estaban en el exilio.

En sus últimos años y desde 1871García Moreno vivía delirios y raptos de prendo misticismo, leyendo a Kempis y comulgando a diario, y no debe sorprender que sus últimas palabras si las dijo, porque numerosos testigos declaran que falleció sin hablar hayan sido: "Dios no se muere" (1).

Unos meses antes del crimen se había hecho elegir Presidente del Ecuador y esto no sorprendió a nadie porque era tal la cantidad de exilados y tantos los indios llevados a votar sin siquiera conocer al candidato contrario, que hubiera sido imposible perder. El dictador escribió en mayo de 1875 que aquellos compatriotas que le habían negado el voto tendrían que rendir cuentas ante Dios... frase que no debe ser leída a la ligera porque claramente revela una egolatría anormal. Razón tuvo cuando en otro rapto parecido exclamó: "Busco a algún hombre de bien con carácter, para que me suceda en el mando y no lo encuentro". ¿Quién salvará al país? Y esto lo dice después de haber gobernado tantos años, desde 1860, con dos ligeras interrupciones.

FUNDACION DEL PARTIDO CONSERVADOR
Muerto García Moreno se fundaron periódicos en Guayaquil y Quito y numerosos compatriotas regresaron de Lima. Los diputados y Senadores del Congreso reunidos en Quito concurrieron a la casa de

(1) Esta frase, así escrita, consta en el sumario por el asesinato del Presidente Gabriel García Moreno.

Monseñor José Ignacio Ordóñez Lazo, Obispo de Riobamba y también Diputado, y a sus instancias resolvieron apoyar al gobierno provisional del doctor Francisco Javier León, encargado del poder ejecutivo por muerte del titular. Otra de las resoluciones tomadas en tan histórica noche fue la fundación de una organización política que prosiguiera la dictadura garciana para mantener los fueros y privilegios del clero y de los terratenientes interandinos. Este es el origen histórico del Partido Azul en nuestra Patria; aquel cuento de que es Bolívar su iniciador no tiene fundamento pues fue en 1876 cuando por primera vez se conoció en Quito un grupo de presión política con el nombre de Partido Conservador (2).

CANDIDATURAS PRESIDENCIALES
En Guayaquil surgieron varios nombres para ocupar la presidencia de la República: Pedro Carbo Noboa que estaba en Europa; Francisco Xavier Aguirre Abad vivía dedicado a la abogacía y Antonio Flores Jijón que acababa de llegar de Estados Unidos haciendo gala de antigarcianismo porque se había puesto de moda vociferar contra el difunto; Manuel Gómez de la Torre, el popular imbababureño de conocida trayectoria liberal, al saber de la llegada del doctor Flores dijo en carta a Antonio Borrero: "En esto viene lo nuevo de que Antonio Flores ha llegado a Guayaquil jadeante y con la lengua afuera para pedir la presidencia . . . si hubiera entre nosotros energía y patriotismo, bastaría esto para echar a un cuerno al pedigüeño....."

Los conservadores y Monseñor Ordóñez resolvieron apoyar a Flores pero luego de oír sus gritos contra García Moreno le abandonaron por el doctor Luis Antonio Salazar, más cauto y precavido, que no había viajado tanto por el exterior e infundía mayor confianza. Flores, en cambio,

(2) “Política Conservadora", por Jacinto Jijón Caamaño. Jijón habla de "espíritu conservador" en tiempos de Bolívar, pero ahora se dice que fue el Libertador, el fundador de ese partido.
creyó tener apoyo entre los liberales de Guayaquil y hasta la complicidad de los jefes militares de la plaza; sin embargo, a última hora, la candidatura de Francisco P. Ycaza Paredes le restó apoyo y al fin, decepcionado con todos, quedó sólo con unos cuantos antiguos floreanos, sinceros y leales a la memoria de su difunto padre.

EL MOTIN CONTRA LOS SALAZARES
Monseñor Ordóñez continuaba de jefe de campaña del doctor Luis Antonio Salazar en Quito y contaba con la débil voluntad del Presidente León, muy enfermo, pues sufría de continuos ataques y delirios persecutorios. Con tal persona como cabeza del gobierno no debe extrañar a nadie que Monseñor Ordóñez dirigiera el gabinete con los Ministros del Interior y Guerra en sus planes. Mucho se comentaba que de triunfar el doctor Antonio Borrero, candidato de última hora lanzado por los liberales, el Presidente León no le entregaría el mando.

Manuel de Ascázubi y Francisco Javier Salazar desde el gabinete, perseguían a los conjurados en el crímen de García Moreno y con ese pretexto consiguieron imponer el terror en las provincias, abusando de las medidas de fuerza. Numerosos partidarios de los doctores Borrero y Flores fueron ultrajados y esto incitó al pueblo quiteño en la mañana del 2 de Octubre de 1875 a salir a las calles encabezados por el General Julio Sáenz y el doctor Carlos Casares y al grito de "Mueran los Solazares" y "Abajo los Salazar" consiguieron la destitución de los Ministros Salazar y Ascázubi.

Cuatro días después renunció el Presidente Provisional doctor León, que terminó trágicamente arrojándose desde una ventana, y se encargó del mando el doctor José Javier Eguiguren, garciano alejado de las influencias de Ordóñez, que decretó libertad total de elecciones. Cuenca y Guayaquil aclamaron a Borrero quien triunfó sobre el General Julio Sáenz y Antonio Flores con enorme ventaja numérica. Jamás en la historia del país se había visto victoria tan completa. Los conservadores no presentaron candidato propio por el retiro de Salazar.

......................................................................................................................................................................................................